Actualizado el Día 01 de noviembre de 2010Visitante número 182456 -- Día 24 de junio de 2017
Aventuras y juegos Historias e historietas Enlaces y contacto     
-Una historia de Kano-
Si quieres descargar esta historia en pdf pulsa aquí

El Asesino estaba metido en su traje protector. Era un traje cálido en épocas frías. Pero ahora, en pleno agosto, los encargos del señor Muñoz se volvían auténticos martirios. Pero no podía prescindir de su más útil instrumento de trabajo.

Sudando como un cerdo (lo único beneficioso que esto le aportaba era una grata lubricación en las articulaciones de la armadura), atravesaba una estrecha alcantarilla. Iba en pos del Hombre Grande, un peligroso revientacabezas que ahora tenía la MK2000 automática de Alfredo - del que ya sólo quedaba papilla -. Mantenía el radar de su equipo orientado a su espalda, consciente de que el enano aún podría intentar algo.

Pero lo importante ahora era el Hombre Grande.

Se detuvo frente a una bifurcación y escuchó el chapoteo de su objetivo allí en el conducto de la izquierda. Aceleró el paso y encontró al Hombre Grande ya agotado, levantando agua y mierda a su paso, despreocupado por el ruido. Se giró asustado y murió con un gesto de sorpresa.

El Asesino se relajó y se dispuso a terminar su trabajo. El enano seguiría acurrucado donde lo dejó.

El Asesino se giró y, asustado al ver al enano, murió con un gesto de sorpresa.

Historias - Kno


   
 
 
Índice Historias

Índice Cómic

Índice Rol