Actualizado el
Warning: date() [function.date]: It is not safe to rely on the system's timezone settings. You are *required* to use the date.timezone setting or the date_default_timezone_set() function. In case you used any of those methods and you are still getting this warning, you most likely misspelled the timezone identifier. We selected 'America/New_York' for 'EDT/-4.0/DST' instead in /home/themyt5/public_html/www.aliensuavito.com/plantilla_botonera.php on line 26

Warning: date() [function.date]: It is not safe to rely on the system's timezone settings. You are *required* to use the date.timezone setting or the date_default_timezone_set() function. In case you used any of those methods and you are still getting this warning, you most likely misspelled the timezone identifier. We selected 'America/New_York' for 'EDT/-4.0/DST' instead in /home/themyt5/public_html/www.aliensuavito.com/plantilla_botonera.php on line 26
Día 01 de noviembre de 2010
Visitante número 184030 --
Warning: date() [function.date]: It is not safe to rely on the system's timezone settings. You are *required* to use the date.timezone setting or the date_default_timezone_set() function. In case you used any of those methods and you are still getting this warning, you most likely misspelled the timezone identifier. We selected 'America/New_York' for 'EDT/-4.0/DST' instead in /home/themyt5/public_html/www.aliensuavito.com/plantilla_botonera.php on line 30

Warning: date() [function.date]: It is not safe to rely on the system's timezone settings. You are *required* to use the date.timezone setting or the date_default_timezone_set() function. In case you used any of those methods and you are still getting this warning, you most likely misspelled the timezone identifier. We selected 'America/New_York' for 'EDT/-4.0/DST' instead in /home/themyt5/public_html/www.aliensuavito.com/plantilla_botonera.php on line 30
Día 16 de agosto de 2017
Aventuras y juegos Historias e historietas Enlaces y contacto     
-Una historia de Kmbr-
Si quieres descargar esta historia en pdf pulsa aquí

Era uno de los veranos más calurosos en los últimos 5 años, al menos eso pensaba el sheriff de la ciudad de Neverhood. Polimoneolas, de origen griego por si quedaba alguna duda, se encargaba de mantener la paz en la tranquila ciudad. Llevaba más de 10 años en el cargo y ningún problema, ni ahora ni hasta que se jubilase dentro de otros 10 más.

- Sírveme otro trago Will - Dijo el sheriff apoyado pesadamente en la barra.

Mientras Will volcaba el líquido en el vaso, el tiempo pareció detenerse. Las notas del maléfico piano de Güeber se pararon en seco. Todo el mundo se calló ante el chirriar sin fin de las puertas de la Taberna.

Un enorme corpachón amenazaba en la puerta con entrar. Y entraron dos metros de negro, envuelto en traje negro que parecía hecho de una única pieza con unas desproporcionadas pistolas que se apretaban a las gruesas caderas.

Pero el tiempo se puso de nuevo en marcha y Will llenó el vaso del Sheriff mientas le gritaba a Güeber lo horrible que era su música. Al forastero no pareció importarle, rompió un par de sillas para hacerse sitio y se apropió de una mesa. Se sentía como en casa.

- Quiero una botella de su mejor Whisky, Camarero - dijo abriendo su boca llena de blanquísimos dientes.

Polimoneolas no le quitaba ojo de encima al enorme negro. Todavía no era el tiempo de las ferias y el pueblo no se encontraba en la ruta de ninguna ciudad importante. El tipo le escamaba. Aunque a decir verdad, más bien le intrigaba.

- ¿ De donde es usted amigo ? - lanzó despreocupadamente Poli.

Como si tuviera todo el tiempo del mundo, el hombre volvió lenta y pesadamente la cabeza para hacer algo que Polimoneolas nunca olvidaría. Mirarle. Sus ojos a esa distancia, unas 20 jarras de cerveza, se veían como dos diminutos puntos negros.

- Soy de Providence, algo apartado de este lugar. - bromeó y soltó una enorme carcajada. - Otra botella camarero, tengo sed -

Will se deslizó debajo de la barra hasta llegar a la mesa, cambió las dos botellas como si fuera un truco de magia. Ahora está vacía, ahora no. Güeber seguía aporreando sin descanso su piano.

- Siéntese Sheriff, hábleme de su ciudad - invitó amablemente el negro. Sacó un pañuelo de un bolsillo que antes no existía y se secó el sudor de la frente, mientras el sheriff se acercaba a la mesa con paso decidido.

Al sentarse ante el, se le hizo a Polimoneolas el tiempo de nuevo más lento, a lo que ayudó Güeber con su inhabitual calmada forma de tocar. Como para comprobar que todo era un sueño, el Sheriff se sentó rápidamente en la silla.

***


La rojiza luz del atardecer se filtraba por los vidrios de la botellas que a modo de barrera habían colocado en una mesa contigua. Sin saber por qué‚ el Sheriff y el negro habían alargado la charla durante toda la tarde, el tiempo no existía, sólo las botellas. Will iba y venía constantemente, no parecía importarle mientras hubiera alguien para pagarle las bebidas. Güeber había relajado el ritmo de su música, sin duda quería guardar fuerzas para la noche.

- Amigo, debo irme - confesó apenado el hombretón negro, mientras se levantaba casi tirando la mesa al suelo.

- No puede irse en este momento ahora es cuando va a empezar la verdadera juerga, a los chicos les gustar conocerle -

Durante un momento la sonrisa blanquecina del negro congeló su respiración. Salió pesadamente como había entrado y desapareció en el silencioso atardecer

   
 
 
Índice Historias

Índice Cómic

Índice Rol